Reflexión sobre incendios en empresas. Caso Campofrío.

La madrugada del pasado 16 de noviembre, se produjo un devastador incendio en la fábrica de Campofrío en Burgos. Una nave de 40.000 m2 con las tecnologías más avanzadas en cuanto a procesos de producción, quedó completamente calcinada por un incendio que no se pudo extinguir hasta pasados 11 días. 1.000 personas han perdido su puesto de trabajo.

Las causas, aún por determinar, apuntan a un cortocircuito o una avería en unos de los acumuladores de baterías. Sin embargo, sería más importante saber porqué un conato de incendio, terminó en tragedia. ¿Por qué los medios de detección no funcionaron a tiempo? Había sistemas de extinción automática en los lugares de riesgo de incendio? Y lo más importante, se disponían de las medidas de sectorización necesarias para controlar y evitar la propagación del incendio?

Las inversiones en sistemas de detección y extinción de incendios, a menudo se realizan sólo por obligación de la legislación, infravalorando su utilidad. No estamos acostumbrados a usarlos y no los tenemos en cuenta. Sin embargo en España hay 42.000 incendios al año y las consecuencias económicas y sociales son muy importantes. Por lo tanto deberíamos pensar los sistemas contra incendios como un seguro que protege nuestros bienes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies